RSS
Bienvenidos al...¡Novo Cinema Paradiso! Digo, al nuevo Anthony's Corner.

Meditaciones: ¿A dónde se van los ratings? ¡A la Internet!




Uno de mis grandes placeres culpables, fue "American Idol": el gran programa de concursos estadounidense que ha cautivado millones de fans con su mezcla de talentos nuevos con un poco de manipulación emocional. La primera vez que lo vi fue en la cuarta temporada, en el 2004, y no me perdí ninguna hasta...bueno, ahora.

En un inicio, sólo hablaría de este tipo de shows, pero hay algo más sobre este tópico.

Ahora el show está en su onceava temporada, y les diré, no ha sido lo mismo: traté de ver el programa con el entusiasmo de otros tiempos, pero ya no existía tal. Había talento, como siempre, pero ya no le veía mucho sentido ni emoción. Y no fue algo que fue súbito: las primeras temporadas que vi generaron en mi familia gran expectativa y genuina emoción, pero de a poco estás fueron decreciendo. La temporada actual...está pasando de noche, y no podría importarme menos.

Y si algo es seguro, es que estoy lejos de ser el único: los ratings del programa han estado en lento pero constante retroceso, y esta temporada parece marcar un nuevo mínimo. No puedo engañarlos: tener más de 12 millones de espectadores es algo que un pobre aspirante a celebridad de Internet como yo ya quisiera tener, pero cuando llegaste a tener 37 millones, y tu demografía principal (los jóvenes) es la que más cae, se marcan signos de preocupación.

No son los únicos: a pesar de todo el bombo y platillo con el que se anunció la versión americana de "The X Factor", este nunca terminó de cuajar: de nuevo, ya quisiera un entretenedor novato tener tal audiencia, pero para lo que se esperaba, las expectativas quedaron fuera de la realidad.

Inclusive, con todo el ruido que el show "The Voice" ha hecho, con un formato más fresco y celebridades más modernas con la realidad del Billboard actual no puede ni soñar con ser la "Power House" de ratings como American Idol alguna vez lo fue.

Pero esto no sólo pasa a los programas de canto, porque la lógica diría que si los chicos no ven esos shows, deberían estar viendo otros, ¿no es así?

Bueno...ciertamente ven otras cosas, pero no exactamente en la televisión.

Aquí invocó el gran cliché cuando se habla de cambios en el mundo del entretenimiento: Internet.

Quizás esto causara (sino que ya causó) una generación de individuos con síndrome de déficit de atención, pero mi teoría es que esos grandes programas espectaculares no son tan impactantes con los jóvenes porque son demasiado..."lentos" para gente que prefiere tener una pantalla comentando en Facebook, enviado"tweets" desde su celular, leyendo un fanfic en Wattpad y escuchando música de Youtube, y comentando cuanto apestó la última película en un foro de IMDB, todo al mismo tiempo.

Y no lo critico; yo mismo soy parte de eso: mientras escribo estas lineas, trato también de escribir el nuevo capitulo de mi serie, "El Club de Hopewell" (no tengo pena para la auto-promoción, como pueden ver), mientras navego en TV Tropes y veo un vídeo de "That Guy With The Glasses" que parodia otro fenómeno de Internet: el documental sobre el guerrillero Joseph Kony. La idea de quedarme sentado a ver una sola cosa me parece...tediosa. En las películas, puedo, dado que es precisamente la esencia del medio, pero en televisión, cuando con toda facilidad tengo la PC a mi alcance, no puedo quedarme quieto sin querer hacer dos, tres o diez otras cosas a la vez.

Ese es el gran problema de estos shows "espectaculares" a lo American Idol: lentos, monolíticos y pasados de moda. No es como si no hubieran intentaran mantenerse al día, teniendo cuentas y clubes en Facebook o Twitter, pero es demasiado poco demasiado tarde.

Y es que en realidad, la televisión no cambió, el resto del mundo sí: ¿por qué esperar los anuncios y el relleno cuando puedes buscar justamente lo que quieres al instante?¿Por qué no buscar el video de un gran joven cantante chino de ocho años? ¿O innumerables viñetas en Memebase?

Debo admitir que me da algo de terror: a veces yo mismo me pongo impaciente cuando veo una película que de hecho me interesa ver, y eso que adoro el cine; pero la realidad es que el entretenimiento del Internet, aunque aún está lejos de generar las grandes masas de fans como un show de TV, seguirá creciendo.

Y es que quizás, la época de los shows gigantes que unían a toda la familia ha terminado: todos estaremos viendo lo que queramos cuando queramos, ¿es algo malo? no...y no quiero denunciarlo y verlo como "resquebrajamiento de las familias", porque en su época se pensó que la simple televisión resquebrajaría las familias también. Sólo sé que sea que estamos viendo apenas la punta del Iceberg de como se entretendrá la gente dentro de no mucho tiempo.

Shalom camaradas











0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 Anthony's Corner. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy